Webb: una estrella y galaxias

Webb: una estrella y galaxias

Continúa afinándose  la puesta a punto de los 18 hexágonos del espejo de 6,5 m del telescopio espacial James Webb (JWST). Una nueva imagen muestra los progresos realizados con una estrella perfectamente enfocada y varias galaxias visibles en el fondo.

A 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, en el punto de Lagrange L2, el Telescopio Espacial James Webb (JWST, o simplemente “el Webb”) continúa su proceso de puesta en marcha, recibiendo instrucciones de sus controladores en el Instituto Científico del Telescopio Espacial (STScI) en Baltimore, Estados Unidos.

Una estrella en el dragón

Los pasos anteriores ya habían alineado los 18 hexágonos de 1,3 m de ancho que componen el espejo primario de 6,5 m del Webb. El 16 de mayo, la NASA anunció que los 18 hexágonos estaban ahora escaneando el universo como un único espejo, con la imagen inferior de la estrella 2MASS J17554042+6551277 como banco de pruebas.

La estrella 2MASS J17554042+6551277 en la constelación del Dragón está a 2.000 años luz. Sin embargo, las galaxias del fondo están mucho más lejos, a miles de millones de años luz. Se ha aplicado un filtro rojo para aumentar el contraste.

La estrella 2MASS J17554042+6551277 en la constelación del Dragón está a 2.000 años luz. Sin embargo, las galaxias del fondo están mucho más lejos, a miles de millones de años luz. Se ha aplicado un filtro rojo para aumentar el contraste.
Crédito: Cité de l’espace – NASA/STScI/JWST

La estrella elegida para esta nueva prueba es diferente a la anterior. Situada esta vez en la constelación del Dragón, está referenciada como 2MASS J17554042+6551277, con 2MASS por el nombre del catálogo de la que procede (2MASS significa 2 Micron All-Sky Survey, que es un estudio del cielo en la longitud de onda de 2 micras).
Con una magnitud de 10,9, esta estrella no puede verse a simple vista (el límite en un cielo perfecto es 6) ni con prismáticos. Las ramas prominentes se deben a la forma hexagonal de los segmentos y eran de esperar. Por tanto, no son un defecto, sino una consecuencia de la fórmula óptica de Webb. Sobre todo, esta imagen demuestra que este telescopio de la NASA, en el que colaboran la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense (CSA), funciona “más allá de las especificaciones”, en palabras de Ritva Keski-Kuha, que trabaja en el centro Goddard de la agencia estadounidense.
Se pueden ver muchas galaxias en el fondo, lo que refleja la excelente sensibilidad del Webb y de la NIRCam utilizada. Por supuesto, estas galaxias están mucho más lejos que la estrella de la constelación del Dragón. Están a miles de millones de años luz, según esta publicación de la NASA APOD.

¡Y siempre el selfie en el espejo!

Como hemos dicho antes, la imagen se realizó con el instrumento NIRCam. Esto significa que la alineación precisa de los 18 hexágonos es adecuada para esta cámara. Pero el Webb está equipado con otros instrumentos, a saber, el generador de imágenes y el espectrómetro MIRI, el espectrómetro NIRSpec, el generador de imágenes en el infrarrojo cercano NIRISS y el FGS para el guiado. En las próximas semanas, los equipos del STScI seguirán mejorando la alineación de los hexágonos para que el ajuste sea igualmente efectivo para estos instrumentos además de para NIRCam. La precisión requerida es del orden de 50 nanómetros…. Para hacernos una idea, si el espejo de 6,5 m del JWST se ampliara hasta el tamaño de Estados Unidos, la posición de los hexágonos se afinaría con una precisión de 4 cm.
Mientras esperamos a que este trabajo esté terminado, miraremos otro selfie del espejo principal.

Este selfie, tomado con la óptica adicional del NIRCam, muestra los 18 hexágonos del espejo de 6,5 m del JWST. Las 3 “varillas” negras son los soportes del espejo secundario que refleja la luz hacia los instrumentos.

Este selfie, tomado con la óptica adicional del NIRCam, muestra los 18 hexágonos del espejo de 6,5 m del JWST. Las 3 “varillas” negras son los soportes del espejo secundario que refleja la luz hacia los instrumentos.
Crédito: NASA/STScI/JWST

Por último, hay que recordar que todos los instrumentos del Webb trabajan en el infrarrojo, porque esta longitud de onda nos permite retroceder en el tiempo, aproximadamente 200 millones de años después del Big Bang, cuando se formaron las primeras estrellas y galaxias. El infrarrojo también “atraviesa” las nubes de gas y revela los mecanismos de las nebulosas donde nacen nuevos soles. El estudio de la composición de la atmósfera de los exoplanetas (mundos que giran en torno a estrellas distintas de la nuestra) será también uno de los principales objetivos científicos del JWST