Sentinel-6A vigila el nivel de los océanos

Sentinel-6A vigila el nivel de los océanos

Fabricado por Airbus y dotado con un altímetro de precisión de Thales Alenia Space, este satélite europeo lanzado por SpaceX va a medir el nivel de los océanos, un parámetro esencial del cambio climático.

El 21 de noviembre a las 9h17 hora local de California, un lanzador Falcon 9 de SpaceX despegó de la base de Vandenberg y colocó con éxito en órbita el satélite Sentinel-6, más exactamente Sentinel-6A, dado que su gemelo Sentinel-6B ya está previsto para tomar su relevo a partir del 2026. En efecto, las medidas a realizar resultan muy importantes: se trata de seguir con precisión la subida del nivel de los océanos que está vinculada al cambio climático.

HOMENAJE A MICHAEL FREILICH

¡Lanzamiento americano, pero satélite europeo! Sentinel-6A se añade a los otros satélites de la familia Sentinel del programa de observación de la Tierra iniciado por la Comisión Europea. El objetivo es recoger los datos esenciales para tomar el pulso de nuestro planeta y aportar una base factual a los responsables políticos. La difusión gratuita de las medidas Copernicus anima a las empresas a derivar servicios concretos de las mismas, mediante sus conocimientos expertos (previsiones meteorológicas y seguimiento de los suelos adaptados a la agricultura por ejemplo), creando empleos.
El industrial europeo Airbus Defence and Space construyó Sentinel-6A, y otro europeo, Thales Alenia Space, proporcionó su altímetro vanguardista Poseidon-4. Abajo, el vídeo integral del lanzamiento de SpaceX. El despegue se realiza a 37:00. El retorno de la primera etapa es a 44:55 y la puesta en órbita a 1:35: 30.

 

Para Sentinel-6A, al igual que para los otros satélites Copernicus, la Agencia Espacial Europea (ESA) es responsable del desarrollo del satélite. También se han asociado a esta misión la agencia francesa CNES y el organismo europeo de meteorología por satélites EUMETSAT. Los Estados Unidos participan a través de su agencia de estudio de atmósfera y océanos NOAA y la NASA, que, con su Jet Propulsion Laboratory (JPL), proporciona el instrumento GNSS-RO (medida de la presión atmosférica y el vapor de agua). La agencia americana también sufraga el lanzamiento, subcontratado a SpaceX, lo que explica el despegue con un Falcon 9. Además, Sentinel-6A fue bautizado Michael Freilich, en homenaje a este oceanógrafo que fue director de las ciencias de la Tierra de la NASA entre 2006 y 2019. Nos dejó el 5 de agosto de 2020 debido a un cáncer de páncreas, unos meses después de saber que este satélite de estudio del nivel de los océanos (un tipo de medidas cuya importancia siempre ha defendido) llevaría su nombre. Sus hijos Sarah y Daniel estaban presentes durante el lanzamiento. En el vídeo anterior, hablan con emoción de su padre a partir de 55:55.

EL ESOC MANIOBRANDO PARA UNA ÓRBITA de PRECISIÓN

Una vez en órbita, el control del satélite estaba en manos del ESOC, el centro de control de las sondas y satélites de la ESA de Darmstad, en Alemania. Allí, los equipos realizarán una serie de delicadas modificaciones de trayectoria para que Sentinel-6A Michael Freilich llegue a una altitud de 1.336 km, colocándose 230 km detrás de Jason-3 que efectúa el mismo tipo de medida de nivel de los océanos. El objetivo es garantizar la continuidad de esta altimetría, tan importante para seguir el cambio climático. Observen que ahí arriba, cuando Jason-3 y Sentinel-6A solo estén separados por 230 km, ¡se seguirán a tan solo 30 segundos de diferencia!

Le centre de contrôle ESOC de l’Agence Spatiale Européenne était prêt le 21 novembre à commencer les délicates manœuvres orbitales de Sentinel-6A. La photo date du 12 novembre lors d’une répétition des procédures. L’organisme européen EUMETSAT prendra ensuite le relais pour les ultimes ajustements et la gestion opérationnelle de la mission. Crédit : ESA

El centro de control ESOC de la Agencia Espacial Europea estaba listo, el 21 de noviembre, para iniciar las delicadas maniobras orbitales de Sentinel-6A. La fotografía del 12 de noviembre durante un ensayo de los procedimientos. El organismo europeo EUMETSAT tomará posteriormente el relevo para los últimos ajustes y la gestión operativa de la misión.
Crédito: ESA

La precisión es la palabra clave de la misión de Sentinel-6A. Al estudiar los datos de su altímetro Poseidon-4, los científicos podrán seguir la subida de nivel de los océanos que ya alcanza un inquietante 3,5 mm/año. Una cifra que parece extremadamente modesta, pero que, poco a poco, acaba haciendo inhabitables muchas zonas costeras. Según la ESA, ciudades como Nueva York o Shangai deberán tomar medidas de protección, y países como Bangladesh se enfrentarán con serios problemas. Estos retos se describen en el siguiente vídeo de la ESA (en inglés).

 

Como precisa este vídeo, si bien esta subida del nivel de los océanos parece muy progresiva, ¡sin embargo se considera que los niños que acaban de nacer podrían sufrir sus consecuencias! El nivel de los océanos se impone como un verdadero “termómetro” del cambio climático, dado que este nivel sube con el derretimiento de los hielos continentales y la extensión del agua debido al incremento de la temperatura media. Por añadidura, esta subida no es uniforme, haciendo más indispensable su seguimiento.
Por último, las medidas de Sentinel-6A, como las de sus antecesores Topex-Poseidon y Jason-1 a 3, también permiten mejorar, a corto plazo, la meteorología marina, evaluar las tendencias de las estaciones, y seguir la velocidad de las corrientes marinas.

     

     

     

    Conformément aux directives gouvernementales de lutte contre la propagation du virus Covid-19, la Cité de l’espace ferme ses portes du jeudi 29 octobre 18h jusqu’à nouvel ordre.

     

     

    Nous vous remercions de votre compréhension.