PROTEGER LA TIERRA DE LOS ASTEROIDES

PROTEGER LA TIERRA DE LOS ASTEROIDES

La Tierra ya sufrió impactos importantes de asteroides, y otros son posibles. Pero como muestra Cazadores de Asteroides 3D, la nueva película IMAX de la Cité de l’espace, se ha iniciado una verdadera lógica de defensa planetaria.

Un objeto de grandes dimensiones se dirige hacia la Tierra y amenaza la supervivencia de la Humanidad: en sucesivas ocasiones, el cine se apoderó de esta situación catastrófica, tanto el clásico: El Choque de los Mundos en 1951 (allí, ¡se trataba sencillamente de otro planeta!) o los más recientes: Deep Impact  y Armageddon (ambos en 1998).
Lo plausible no era el punto fuerte de estas películas. No obstante, tengamos en cuenta una evolución principal. Mientras que la primera preveía un principio de Arca de Noé para salvar solamente a algunos representantes de nuestra especie, las últimos dos ponían en escena un esfuerzo internacional por parar la amenaza. Ahora bien, este esfuerzo  (menos hollywoodiano, pero más realista) es realmente el que se construye ahora desde hace años.

CAZADORES DE ASTEROIDES 3D

La Tierra conoció varios impactos de asteroides, algunos cataclismos como el que trastornó su ecosistema hasta el punto de causar la desaparición de los dinosaurios (simplificando un poco). En Arizona, el famoso Meteor Crater de 1,2 km de ancho y 190 m de profundidad da prueba de la llegada a este lugar, hace 50.000 años, de un meteorito de unos cincuenta metros de diámetro. Se considera que la catástrofe que resultó de ello barrió cualquier forma de vida en un radio de 4 km y conllevó destrucciones considerables hasta unos veinte kilómetros de distancia.

Le Meteor Crater en Arizona. La «cicatrice» de 1,2 km de large de l’impact d’un astéroïde d’environ 50 m de diamètre. Crédit : USGS via NASA

El Meteor Crater en Arizona. La “cicatriz” de 1,2 km de ancho, del impacto de un asteroide de cerca de 50 m de diámetro.
Crédito: USGS via NASA

Hoy en día, tal impacto arrasaría una ciudad. Por otra parte, a los asteroides de varias decenas de metros potencialmente capaces de tales daños se les apoda City Killers (asesinos de ciudades) y forman parte de los nuevos peligros contemplados por los especialistas de estas “piedras móviles” del Sistema solar. En efecto, se considera que se ha identificado la casi totalidad de los objetos de más de un kilómetro de ancho susceptibles de las mayores catástrofes. También se tratan ahora las amenazas de menos tamaño, pero que puedan causar desastres a escalas regionales. Esta búsqueda por supervisar el cielo y protegernos es el tema central de Cazadores de Asteroides 3D (trailer siguiente en inglés, la película está traducida en francés en la Cité de l’espace).

En la Cité de l’espace de Toulouse, este documental de 38 mn realizado por W.D. Hogan se beneficia de una sala IMAX 3D totalmente nueva, dotada con una pantalla de 400 m². Se han implementado medidas específicas para que los espectadores puedan llevar las indispensables gafas de relieve en cumplimiento de las exigencias sanitarias que se imponen.

A primera vista, el tema podría parecer anxiógeno. Sin embargo, Cazadores de Asteroides 3D muestra sobre todo que, en el mundo, hay científicos que estudian estos objetos con observatorios o gracias a misiones espaciales. La lógica de defensa planetaria implementada consiste primero en disponer de medios para detectar los que siguen una trayectoria de colisión. Estos telescopios automáticos de vigilancia ya existen y se están reforzando con otros más potentes. La etapa siguiente consistiría en desviar un asteroide peligroso organizando una misión espacial específica (se están estudiando distintos principios). Tengamos en cuenta que en sucesivas ocasiones se enviaron sondas hacia asteroides con el fin de comprender mejor su naturaleza, lo que resulta obviamente esencial para seleccionar los mejores métodos de desviación.

UN EJEMPLO CONCRETO EUROPEO: HERA

Uno de los métodos posibles se basa en un impacto voluntario de una unidad. Para evaluar concretamente los méritos de tal estrategia, la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) cooperan con AIDA (Asteroid Impact & Deflection Assessment).  En julio de 2021, la sonda americana DART (Double Asteroid Redirect Test) despegará hacia el asteroide Didymos, de 780 m de ancho. En septiembre de 2022, DART se estrellará con Dimorphos, la pequeña luna de 160 m de ancho de Didymos.

Illustration du concept de la mission DART de la NASA. Crédit : NASA

Ilustración del concepto de la misión DART de la NASA.
Crédito: NASA

Después de esta colisión es cuando entra en escena la sonda Hera de la  ESA. Despegará en octubre de 2024 con el fin de alcanzar el dúo Didymos y Dimorphos a finales del 2026. Hera explorará el cráter de impacto dejado por DART, lo que proporcionará a los científicos mucha información sobre la naturaleza de estos cuerpos celestes. Sobre todo, la sonda europea determinará con precisión la forma en que la órbita de Dimorphos alrededor Didymos fue alterada por el impacto de DART. Estos estudios permitirán calcular cómo se podrá desviar, en el futuro, con total  eficacia y seguridad, si fuera necesario, un asteroide que se dirija hacia la Tierra.

Illustration montrant Hera scrutant le cratère laissé par l’impact de DART sur Dimorphos. Crédit : ESA

Ilustración que muestra Hera explorando el cráter dejado por el impacto de DART en Dimorphos.
Crédito: ESA

Para más información, le proponemos abajo la grabación de Día de los Asteroides propuesta en junio de 2020 por la ESA.
Este programa animado por Bruce Benamran tiene como invitados a los siguientes expertos: Ian Carnelli (ESA), Aurélie Moussi (CNES), Patrick Michel (CNRS – Centro Nacional de la Investigación Científica), Naomi Murdoch (ISAE-Supaero), Marc Serres (Agencia Espacial de Luxemburgo) y el astronauta de la ESA Léopold Eyharts.

     

     

     

    Conformément aux directives gouvernementales de lutte contre la propagation du virus Covid-19, la Cité de l’espace ferme ses portes du jeudi 29 octobre à 18h jusqu’à nouvel ordre.

     

     

    Nous vous remercions de votre compréhension.