FALLECIMIENTO DEL ASTRONAUTA MICHAEL COLLINS

michael collins

El astronauta Michael Collins, piloto del módulo de mando de la misión Apollo-11 que vio al primer hombre, Neil Armstrong, caminar en la Luna, falleció el miércoles 28 de abril a la edad de 90 años.

 

michael collins simulateur de vol

Michael Collins, entrenando en un simulador de vuelo del módulo de mando de las misiones Apollo, el 19 de junio de 1969, en el Centro espacial Kennedy (Florida)
Crédito: NASA

Michael Collins ha fallecido como consecuencia de un cáncer, casi 52 años después de la histórica misión en la que, el 20 de julio de 1969, Armstrong y Buzz Aldrin se posaron en el Mar de la Tranquilidad a bordo del módulo lunar “The Eagle”, antes de pisar el suelo del satélite de la Tierra.

Collins, como piloto del módulo de mando y servicio, esperó en órbita alrededor de la Luna que los otros dos astronautas se unieran con él antes de volver hacia la Tierra.

“Hoy, la nación ha perdido a un verdadero pionero y un abogado de la exploración desde siempre”, ha declarado el administrador por interim de la NASA , Steve Jurczyk, al conocer su fallecimiento. “Como piloto del módulo de mando Apollo-11 (…) mientras que sus colegas iban a la Luna por primera vez, ayudó a nuestra nación a colocar un jalón esencial”, añadió.

Nacido el 31 de octubre de 1930 en Roma, donde su padre era militar diplomático, había comenzado su carrera como piloto de pruebas en el ejército del Aire americano. En 1963, se había incorporado a la agencia espacial americana, la NASA. Con motivo de su primera misión en el espacio, Gemini 10 con el astronauta John Young, había efectuado dos citas con satélites-meta y realizado dos salidas extra-vehiculares, convirtiéndose en el tercer Americano en salir al espacio.

Michael Collins Apollo-11

El astronauta Michael Collins, piloto del módulo de mando Apollo-11
Crédito NASA

Neil Armstrong falleció en 2012, por lo que Buzz Aldrin es ahora el único superviviente de la tripulación Apollo-11. Esta misión lunar fue seguida de cinco misiones más, que permitieron, en particular, traer a la Tierra 382 kilos de rocas lunares.