TEMPERATURA EN EL UNIVERSO

TEMPERATURA EN EL UNIVERSO

En el universo ¡la temperatura alcanza -272 °C!

Resumidamente, en el universo puede hacer frío, MUCHO frío… ¡pero no hasta el cero absoluto!

 

 

El cero absoluto (llamado 0 K o 0 Kelvin) es -273,15 °C. Es la temperatura más baja “permitida” (en realidad tan solo se puede acercar a ella) por la física, ya que en teoría eso significa que los átomos ya no se mueven. Si el espacio entre las estrellas y los planetas se considera como vacío, no lo es completamente (en torno a un átomo por metro cúbico). Además, el espacio es “bañado” por la radiación fósil, la primera luz emitida 380.000 años después del Big Bang hoy desplazada en el ámbito de las microondas (las de su horno del mismo nombre para simplificar). Se trata de una radiación de 3 K, lo que representa 3 grados por encima del cero absoluto. Así pues, incluso lejos de cualquier estrella o el Sol, la temperatura del espacio no alcanza al cero absoluto y sus -273,15 °C. No obstante, existen lugares de frío récord, como la nebulosa del Bumerán creada por una vieja estrella distante 5.000 años-luz y que está perdiendo su materia. Al analizar la luz de esta nebulosa, los astrónomos midieron que su temperatura era de -272 °C, lo que hace de la misma el lugar conocido más frío del Universo (excepto en algunos laboratorios vanguardistas en la Tierra que se acercan al 0 Kelvin, pero aquí hablamos de frío “natural”).

 

Por último, no olvidemos que la temperatura en el espacio se manifiesta de una manera muy diferente con relación a lo que conocemos en la Tierra. Cuando se dice que hace tal temperatura, solemos hablar de la temperatura del aire ambiente, lo que no tiene sentido en el vacío del espacio. En una playa al Sol, si nos colocamos bajo una sombrilla, hará menos calor, ya que estaremos a la sombra. Pero el aire ambiente siempre aporta calor. En el espacio, la cara de un satélite en órbita terrestre expuesta al Sol (o la del traje espacial de un astronauta) puede alcanzar potencialmente +150 °C, mientras que a la sombra bajará hasta -120 °C dado que, contrariamente a la playa en la Tierra, no hay aire ambiente. Esta es la razón por la que las naves espaciales y los trajes espaciales de los astronautas van equipados de aislantes y sistemas de control térmico sofisticados que garantizan una temperatura ideal en su interior.

 

 

La nebulosa del Bumerán fotografiada por el telescopio espacial Hubble. En la nebulosa, las temperaturas alcanzan un récord de frío de -272 °C.
Crédit : NASA/ESA/The Hubble Heritage Team (STScI/AURA)