El astronauta Jeff Williams entra en el módulo BEAM

Los pasados 26 y 28 de mayo, el módulo BEAM de la ISS se infló a su tamaño óptimo (16 m3). La operación duró dos días debido a una presión superior a la prevista el 26 de mayo. Después de concertación con la empresa Bigelow Aerospace que fabrica este elemento, la NASA dio luz verde para terminar el inflado el 28 de mayo.
El 6 de junio, se cruzó una nueva etapa: el Americano Jeff Williams abrió la escotilla del BEAM y entró para proceder a una inspección. Así pues, este módulo se convirtió en el primer elemento inflable en órbita en acoger a un astronauta en mangas de camisa*. El vídeo siguiente de la NASA resume este momento.

La agencia americana desea probar la validez de los módulos inflables ya que éstos son menos voluminosos de lanzar y su masa es, según Bigelow Aerospace, un 15% inferior a la de un módulo convencional. Estos dos factores premiten un menor coste de envío en órbita.
De momento, no se empleará esta “nueva pieza” de la Estación Espacial Internacional. Durante 2 años, se efectuarán medidas para comprobar si un módulo inflable responde a los criterios de seguridad de los vuelos habitados (estanqueidad, resistencia a los micrometeoritos, tasas de radiaciones, etc). Jeff Williams salió del BEAM y volvió a cerrar la escotilla. Los astronautas realizarán posteriormente otras visitas de control.

(*) Durante su salida con escafandra histórica (la primera) de 1965, el Soviético Alexeï Leonov había empleado una cámara inflable llamada Volga. Pero ya estaba con escafandra cuando volvió a entrar en la misma.